el amor a los 50, 60 o más

Los tiempos cambian y las parejas de “y fueron felices para siempre” cada día son más escasas, así que no es raro ver que hombres y mujeres vuelvan a buscar el amor a los 50, 60 o incluso más tarde. Todos ansiamos tener a alguien en nuestra vida que nos quiera y a quien querer y, eso no cambia nunca, sin importar la edad que tengamos.

Sin embargo, empezar de nuevo no siempre es fácil, especialmente para las mujeres que han estado casadas (o en pareja) por muchos años y llegada la madurez se separan. Las estadísticas son reveladoras, cada año aumentan más los divorcios entre parejas que ya se encuentran en la década de los 50 y los 60.



A esas edades, las mujeres todavía se sienten (y están) jóvenes y con ganas de rehacer sus vidas, pero muchas veces no saben por dónde empezar. Seguramente hayan pasado muchos años desde la última vez que salieron con alguien en una “cita romántica” y se sienten inseguras sobre cómo comportarse.

Si ese es tu caso, y estás buscando el amor a los 50, 60 o más, piensa que ese sentimiento de inseguridad y temor no es exclusivo de las mujeres. Los hombres también se sienten igual cuando, después de años en pareja, se quedan solos pero quieren volver a enamorarse.

Es verdad que volver a salir y tener citas en la madurez, puede ponerte nerviosa, pero plantéate esta etapa como algo emocionante y divertido. Ya no eres la misma que eras cuando tenías 20, la madurez te ha aportado experiencia y también seguridad en ti misma, así que ahora sabes mejor lo que quieres y lo que no.

Pero recuerda que los hombres maduros tampoco son como los jovencitos con los que salías hace décadas. Ellos también han crecido y saben mejor lo que buscan.

 
 

Si eres una mujer madura que está sola y te este gustaría volver a salir y conocer a hombres de tu edad, entonces debes tener presente algunas las características especiales de los hombres en la madurez. Recordar estas cosas te ayudará a relacionarte mejor con ellos y a encontrar el amor a los 50, 60 o más tarde, porque para el amor no hay edad.

Cosas que toda mujer debe saber sobre los hombres maduros y el amor a los 50 o más

1. Los hombres mayores se sienten muy orgullosos de su masculinidad

Un gran error que cometemos las mujeres llegada la madurez, es que por demostrar que somos capaces de valernos por nosotras mismas, intentamos competir con los hombres y pretendemos comportarnos como ellos.

Claro que puedes lograr lo que te propongas, pero eso no significa que adoptes el papel del hombre. La fuerza femenina es maravillosa y es complementaria del poder masculino. En la unión está el poder de la pareja.

Ellos están orgullosos de su masculinidad y están ansiosos de proteger y cuidar a su mujer. Es un sentimiento casi instintivo. Piénsalo así, ¿de verdad eso te hace daño?

2. Ellos prefieren demostrar el amor con hechos más que con palabras

A las mujeres nos encanta escuchar palabras bonitas y que nos repitan mil veces lo mucho que nos quieren, pero para los hombres, especialmente para los que ya tienen experiencia en la vida, las palabras no son importantes, ellos prefieren actuar.

Recuerda cuántas veces en el pasado has comprobado que las palabras no demuestran nada realmente y cuan fácilmente se las lleva el viento. No te preocupes si empiezas a salir con un hombre maduro y no es demasiado “cariñoso con las palabras”.



Recuerda que los hombres que busca el amor a los 50 o más tarde, prefieren demostrar con hechos sus sentimientos. Si es amable y hace cosas para ti, te está diciendo que le importas.

3. Los hombres maduros están más dispuestos a dar y debes aprender a recibir

Aunque seas una mujer independiente, si estás buscando el amor en la madurez, recuerda que ellos se sienten felices cuando pueden dar y hacer cosas por la mujer que quieren. Si bien en la juventud los hombres pueden ser egoístas y pensar primero en su satisfacción personal, pasado el ecuador de la vida, su perspectiva sobre las relaciones de pareja cambia.

Aprende a recibir con agradecimiento lo que tu nueva pareja (o aspirante a serla 😉 ) te ofrece, por pequeño que sea. No se trata sólo de cosas materiales, sino especialmente de actitudes. Si te quiere ayudar con algún trabajo cotidiano o a resolver un problema, permíteselo. Y acuérdate de dar las gracias. La gratitud y el reconocimiento serán su mejor recompensa y querrá seguir haciendo cosas por ti.

4. No pretendas imponerle tu opinión sobre cómo debe de ser, ni pretendas cambiarlo

Este es uno de los mayores errores que podemos cometer cuando buscamos el amor a los 50, a los 60 o a los 20. No pretendas ponerle reglas de cómo debe de ser, cómo debe de comportarse o qué debe de gustarle. Los hombres maduros ya han definido hace mucho su personalidad y no serás tú quién pueda cambiarlos.

Si empiezas a salir con un hombre cuya personalidad, modales o conductas no te gustan, ¿por qué intentar cambiarlo? ¿No sería más inteligente aceptar que ese hombre no va contigo? No te comportes como una adolescente incapaz de ver cuándo una persona no es para ti, la experiencia de tus años de vida también debe notarse en esto.

Si no te gusta como es, sigue tu camino y deja que él siga el suyo.

5. Los hombres maduros están hartos de exigencias sin sentido

Asúmelo, seguramente no estás buscando sólo el amor romántico, sino que también te gustaría encontrar estabilidad para vivir tranquila el resto de tu vida. Y eso es perfecto y muy natural.

Sin embargo eso no significa que cuando empiezas a salir con un hombre, le hagas una entrevista como si postulara al cargo directivo de una empresa. Preguntas como cuánto gana, qué propiedades tiene o cuánto paga de pensión a su ex mujer, no sólo no tienen sentido sino que son la forma más rápida de espantar a un hombre.



Y aunque consideres que te mereces lo mejor (y sin duda todos nos lo merecemos) no exijas que te lleve a los mejores restaurantes o que te haga regalos caros, si quiere empezar a salir contigo. Todo en la vida es progresivo y si surge el amor, él estará encantado de darte lo mejor, eso sí, dentro de sus posibilidades.

6. No lo critiques cuando esté intentando hacer algo por ti

Como he dicho antes, los hombres maduros demuestran su amor con acciones, y siempre quieren dar lo mejor de ellos. Pero si un hombre intenta ayudarte y tú lo criticas porque no hace bien las cosas o es muy lento o lo hace de una forma diferente a la tuya, entonces estarás matando su buena disposición y a la larga sus sentimientos.

A ninguna persona le gusta ser criticada y menos por su pareja cuando está haciendo todo lo posible por agradarla. En el fondo la crítica es una falta de reconocimiento a sus buenas intenciones. Si no quieres que la próxima vez que le pidas ayuda te diga que no, déjalo hacer las cosas a su manera, no lo critiques y dale las gracias, aún si no lo consigue. Lo que vale es la intensión.

7. No esperes que él piense como una mujer

Aunque parece que es una verdad irrefutable que hombres y mujeres somos diferentes y, hayan cientos de expertos escribiendo libros para recordárnoslo, la realidad es que las mujeres lo olvidamos con facilidad.

Reflexiona un poco sobre tus experiencias sentimentales pasadas y trata de ser objetiva. ¿Cuántas veces no has esperado que tus ex parejas piensen, actúen y razonen como si fueran una mujer? Terminaste frustrada, eso seguro. Y es que los hombres no piensan como lo hacemos las mujeres, por mucho que nos empeñemos en ello.

Si has llegado a la madurez es hora de que pongas en práctica lo que la vida (algunas veces a golpes) te ha enseñado. Ellos piensan y actúan diferente. Si quieres algo de un hombre debes pedírselo claramente y no esperar a que lo intuya o adivine. Si hace algo que te molesta o te lastima, díselo de tal modo que no le quede ninguna duda. Eso de “él debería darse cuenta” no funciona, tenga la edad que tenga.

8. Tú también puedes tomar la iniciativa

Finalmente piensa que, aunque las cosas hayan cambiado mucho desde los tiempos en que “salías con los chicos”, las dudas y temores siguen siendo los mismos, ya sea que busques el amor a los 50, a los 70 ó a los 100.

Salvo que pretendas salir con un joven de 20 o 30 años (siempre puedes hacerlo 😉 ) seguro de sí mismo y dispuesto a comerse el mundo, los hombres mayores están tan nerviosos como tú por la idea de volver a empezar de nuevo en la madurez. Así que si los dos sienten lo mismo, ¿por qué no puedes ser tú quien tome la iniciativa?

Si un hombre te interesa deja que lo sepa o por lo menos dale pistas (lo más claras posibles, recuerda que la intuición no es lo suyo), de esa forma lo alentarás a perder el miedo a ser rechazado.